lunes, 3 de octubre de 2016

Ruta de tres días en coche por la Costa Vasco Francesa

El verano estaba tocando a su fin, el buen tiempo daba paso a a una bajada de temperaturas repentinas en Cantabria y el pronostico era igual de malo para toda la costa cantábrica. Así que nos temíamos lo peor.
Nuestro destino era Biarritz a tan sólo 40km de San Sebastian, muy cerca de Bayona y a menos de tres horas en coche desde Santander.
Lo primero que llama la atención es su costa íntimamente ligada al mar, siendo en el S.XIX un pueblo de pescadores, pero en cuanto los emperadores franceses  descubrieron su encanto paso a ser ciudad balneario por excelencia para la realeza.
Visitamos Biarritz con paradas en otros lugares de interés como Hondarribia, San Juan de Luz y Bayona.

Nuestra primera parada la hacemos en  Hondarribia (Fuenterrabia) un pueblo de pescadores en la desembocadura del río Bidasoa hace frontera con Hendaya, que te deja con la boca abierta por la belleza de su entorno.
Llegamos sobre la una del mediodía a Hondarribia que no recibió con un sol esplendido contradiciendo el pronostico, aparcamos sin ningún problema junto a la bahía Txingudi enfrente del conjunto amurallado de origen medieval situado en un alto. Nos llamo la atención un elevador que te lleva a él evitándonos así el esfuerzo de subir andando. Desde arriba las vista a la bahía son impresionantes,caminando nos encontramos con el famoso y regio Parador Carlos V que da a la plaza central rodeada de casas con sus balconadas de colores.
No te puedes perder si visitas esta villa el barrio de los pescadores con su entramado de típicas y coloridas casas, de alegres y floridos balcones con ropa tendida. Es una de las cosas que más me gusto donde quieras que mires parece una postal. En este barrio es donde comimos por recomendación de unos lugareños que nos recomendaron Casa Itsaspe un lugar con un gran ambiente.
Así como Hondarribia nos recibió con un gran día cuando nos disponíamos a irnos dirección San Juan de Luz comenzaba a lloviznar. Llegamos enseguida a San Juan de Luz ya que esta a tan solo 18 km. Nos hospedamos en un Ibis bien comunicado con el centro de San Juan.
Barrio de pescadores

Casa típica en el barrio pescadores.

Una vez instalados salimos y en cinco minutos a pie fuimos de Ciboure al centro. Esta comuna francesa llama especialmente la atención por sus ventanales en las casas con contraventanas de madera bien conservadas.Paseamos por el interior por la calle Gambetta hasta la extensa playa.
Una fuerte tormenta hizo que hiciéramos un alto en el camino para tomar algo en un pintoresco bar con mucho ambiente donde transcurrió el resto de la velada sin darnos cuanta de lo malo que hacía afuera mientras el camarero nos recomendaba un Angostura (ron típico de Trinidad y Tobago).
Afortunadamente cuando salimos del bar había parado (por que de lo contrario fijo que hubiéramos cogido un taxi) así que regresamos al hotel paseando.
Playa de San Juan de Luz.
Lo mejor del desayuno en el Ibis fueron sus croissants y no me extraña nos encontrábamos en tierra de ellos. Después de desayunar partimos hacía Bayona
Aparcamos el coche en un parking céntrico. Pasear es la palabra clave en estas villas, así que cuando le pregunte a mi amiga Vicky que me recomiendas en la costa francesa me dijo: pasear y que razón tenia  y con tan buena compañía mejor aún. Así que nos dejamos perder por sus calles.
por La Catedral de Bayona esta declara Patrimonio de la Humanidad la Unesco y se encuentra dentro del camino de Santiago de Compostela .En seguida accedes a ella porque desde lo lejos ya divisas sus dos campanarios en forma de aguja.
Paseando alrededor del la ciudad vimos restos de una antigua muralla y salimos al río Nive con sus puentes desde donde se puede contemplar unas bonitas vistas de postal.
Después de toda una intensa mañana por Bayona nos fuimos hacía nuestro destino final del viaje Biarritz.
Les Quais de la Nive

Catedral de Bayona al fondo


Una vez instalado en un hotel muy céntrico el Marbella salimos para comer pero ya había pasado la hora por lo que acabamos tomando unos crêpes en una crepería. después  de un largo paseo bordeando parte de la costa, llena de bancos para que el caminante haga un alto en el camino y se deleite a contemplar  las vista.
Glamurosa, elegante, señorial, moderna así es Biarritz y su costa.
Después de tomar unas deliciosas pastas continuamos nuestro camino hacía el casino pasando antes por la Roca de la Virgen todo un símbolo de la ciudad, pasando por el puerto de pescadores, la catedral  hasta el Casino.
Tras esta larga jornada acabamos cenando en la terraza de un restaurante con un gran ambiente por la zona. Hacía una noche fantástica. 
A la mañana  amaneció triste aun así las vistas desde faro eran muy bonitas, tomamos un desayuno express y partíamos de regreso a casa.
A medida que nos acercábamos al País Vasco el tiempo empeoraba. Teníamos previsto visitar San Juan de Gaztelugatxe en Bermeo ( pero eso eso será otra historia). Llegamos a Bilbao para comer. Nos recomendarón el Txacoli Simon en el altode Artxanda donde se come un buen  chuletón.
Que mejor que estar en Bilbao y visitar su emblemático Guggenheim, símbolo de referencia de la ciudad diseñado por Frank Ghery para poner un punto y final a esta ruta en coche por La Côte Basque en la mejor compañia, toi mon cheri.


Costa Vasco Francesa.



Villa Belza Biarritz
Roca de la Virgen
Catedral de Biarritz
Puente en el puerto de pescadores
La grand plage y el casino al fondo

  Birrritz


Museo Guggenheim

viernes, 1 de julio de 2016

Roma ciudad Imperial y Florencia capital de la Toscana

Días largos, cálidos y con mucha luz nos trae el mes de Junio, nunca he viajado en este mes, pero contaba con días libres del 19 al 23 y como en otras ocasiones es ideal para hacer una escapada a una ciudad europea.
Roma, cuna de la civilización, siempre es un destino apetecible y más aún cuando hay gente querida viviendo allí. Dos años después de visitarla por primera vez¡ volvía de nuevo!.
Una de las cosas que más me gusta cuando viajo es observar a la gente en el aeropuerto y el avión cada pasajero cuenta una historia.Como la de Giusseppe, un italiano del norte que había venido a Cantabria para viajar a Madrid para asistir a un festival de música, así que las dos horas de vuelo se me pasaron en un abrir y cerrar de ojos.
Cuando llegamos a Termini, Laura, mi prima, nos estaba esperando. Cogimos el metro hasta su casa situada en una zona residencial muy bonita pasando Puerta Apia a través de vía Nomentana a un lado Via Torlonía, la cual había pertenecido a la familia del Conde Lequio, me dijo Laura.
Foro Romano
Dejamos el equipaje y cogimos un autobús al centro.Cuando llegamos a Plaza Venecia estaba anocheciendo, no había tráfico y a penas gente. Era una noche cálida de verano y el escenario no podía ser mejor, el Foro Romano, La columna y el mercado de Trajano y una luna llena que se asomaba tímidamente por una de las ventanas del Coliseo.
Laura nos condujo por Monti un barrio de galerías de arte y vinerías punto de encuentro de jóvenes y turistas. Hicimos un alto en una de ellas la más antigua de Roma (Ai Tre Scalini, Via Pnisperna) para tomar un vino.El sitio nos encanto tanto que el día siguiente comimos allí.
Coliseo

Después seguimos con nuestro recorrido turístico por la Fontana di Trevi, Templo de Agripa, Plaza Navona, cerca de esta plaza tomamos un helado que estaba de muerte, en una heladería que siempre hay colas, Gelateria Frigidarium, a esas horas de la madrugada no había.Serían las dos.
Me enamoré de la Roma de noche, es asombroso recorrer sus calles y plazas abarrotadas de turistas por el día y desiertas por la noche. La Fontana dí Trevi es un espectáculo sentarse y contemplar esa majestuosa obra de arte sin apenas nadie.

Fontana di Trevi con Laura
Al día siguiente al despertar Laura había preparado un desayuno que no faltaba detalle, café recien hecho, mermelada, fruta, yogures, bollos etc parecia el buffe de un hotel. Así da gusto.
Una vez listas cogimos el bus en vía Nomentana para el centro.Que distinto el centro de día lleno turistas y gente a la Roma de noche, parecen dos ciudades diferentes .
La iglesia de San Pietro in Vincoli alberga el majestuoso  Moises de Miguel Angel, no hay que esperar colas para visitarlo y es gratis. San Pietro esta pegado al barrio Monti. Pasear por el barrio Monti de día merece la pena y pararte a comer un supli( croqueta de arroz con mozarella y queso).

Seguimos paseando por Roma y en casa esquina se descubre algo nuevo, cada callejuela va a dar a una plaza, fuente...
Fontana di Trevi

Anochece en Roma y un sitio de encuentro es el Trastevere,un barrio con un aire bohemio y tranquilo lleno de restaurantes y callejuelas empedradas. 
Laura nos sorprendió una vez mas al llevarnos allí en coche pero sin tener coche, ¿Como es eso?. gracias al servicio "Enjoy en Roma" una flota de coches fiats libres por toda Roma que te permite la movilidad por la misma, dejándolo en cualquier plaza de aparcamiento. La aplicación te facilita el coche más cercano a donde tu estés.
Pues gracias a este servicio fuimos al Trastevere pasamos una noche muy agradable en este encantador barrio cenando en una de sus trattorias.

Desde Roma se pueden visitar muchas ciudades gracias al buen servicio de trenes. Roma Florencia es una opción muy apetecible se puede hacer en el día. En poco más de una hora estas en Florencia con trenitalia (frecciarossa).
Los Medicci, el Puente Viejo, el gótico florentino, el David de Miguel Angel, todo esto puedes visitar en la capital de la Toscana, Florencia. 
Llegamos poco más de las 10.30h de la mañana, el tren para en la estación Santa Maria de la Novella te deja cerca del casco historíco, el cual se recorre andando y es muy cómodo porque esta restringido al trafico. Cuando te vas adentrando en él te sorprende la catedral de Santa Maria del Fiori o Duomo Patrimonio de la Humanidad por la Unesco  realizada en verde, blanco y rosa, (gótico florentino) y destaca la cúpula de Brunelleschi.
Hicimos una parada en una cafetería para tomar un delicioso cappuchino. De ahí recorrimos callejuelas con tiendas de artesanos, joyeros, peleteros etc. Andando llegamos a la Piazza della Signoria donde se encuentra la Galleria Uffizi y una copia del David de Miguel Angel.

De ahí dando un pequeño paseo se llega al Ponte Vecchio, puente medieval más viejo de toda Florencia. 
Ponte Vecchio
Para comer recomiendo un pannini de queso fundido con embutido típico de la región.
Después de pasar un día bajo el sol de la Toscana cogimos el tren de regreso a Roma. Las vistas que nos ofrece el recorrido es una fiesta para los sentidos, viñedos que dan buenos vinos tintos, paisajes románticos, con bonitos pueblos de color ocre, caserios rodeados de enormes cipreses. 
Por la noche me iba a encontrar con mi amiga Iris, que ganas de verla ya hacía dos años que no la veía. Y de paso conocería a Laura. ¡Dos españolas que viven en Roma!.

Dicen que no hay dos sin tres y aunque en mis dos visitas a la ciudad eterna no he tirado la moneda a la Fontana di Trevi, he de volver. Quien sabe igual el día que la tire no vuelvo. Seguiré sin tirarla por si acaso.


Roma Florencia 2016
























viernes, 1 de abril de 2016

Visiting London for second time

Cuando visite Londres por primera vez me dije voy a volver, hay tanto que ver en esta ciudad que  tres días se quedan cortos. Pero lo que no sabia era que regresaría tan pronto a penas medio año después. La idea surgió en el curso de inglés al que vamos. Allí coincidí con dos compañeras estupendas, Estefania y Carmen. ¿Por qué no hacemos una escapada a Londres de cuatro días, y así practicamos el ingles?. Todas lo conocíamos pero coincidimos en que esta ciudad es NICE y que otra visita sería genial, que lo pasaríamos muy bien. ¡Y así fue!.

Nuestro avión salió un viernes 4 de marzo a las 9.20h del aeropuerto Seve Ballesteros de Santander, nos dijeron que el avión iba lleno y que nos facturaban las maletas, cortesía de Ryanair. El avión despego con algo de retraso pero en una hora y cuarenta y cinco minutos ya estábamos en Londres. Sacamos los billetes para Liverpool Street Station en el mostrador de autobús de National Express. Una de las cosas que menos me gusta es el traslado en autobús del aeropuerto al centro de la ciudad por su duración algo más de una hora.
Una vez en Liverpool street, cogimos un taxi típico londinense que nos acerco hasta la calle donde se encontraba nuestro apartamento, (London City Apartments 1-13 Adler Street) una transversal de Brick Lane, una calle larga, llena de tiendas, muy de moda y con mucha animación.
Having breakfast in London
Cuando entramo en el apartamento, desapareció el cansancio del viaje, era muy acogedor, nuevo y muy limpio. It's was lovely!.Una vez instaladas tomamos algo caliente y a dormir.

Tower Bridge
A la mañana siguiente nos despertamos a eso de las 11:00h al asomarnos a la ventana supimos que nos gustaba nuestro barrio, nos sorprendió un escaparate con unas deliciosas tartas que parecían decir venir a desayunar. Así que una vez listas y bien abrigadas debido al frío en esta época del año en Londres para allá fuimos.El local era muy acogedor, la chica de la cafetería muy amable, nos dijo donde cambiar euros por libras a buen precio. Después de un estupendo desayuno con tartas de chocolate y zanahoria salimos a la calle donde comenzaríamos nuestra andadura por Londres. Atravesamos Brick Lane, hasta Commercial RD y de allí hacia the Tower Bridge. Llovía unas gotas pero tan pronto paro y salio un rayo de sol.
Cuando llegamos al puente de la Torre observe su belleza, ya que  la otra vez no había estado tan cerca. Mucha gente transitaba por él esa fría mañana de sábado. Seguimos el curso del río paseando hasta dar con el mercado al aire libre de Borough Market (un mercado gastronómico) , hicimos un alto en el camino para comer y tomar unas cervezas. Cerca se encuentra la Tate Modern donde pasamos la tarde. Desde el último piso se puede contemplar una vista impresionante de la ciudad, pero estaba cerrado por obras.
Había anochecido cuando salimos , el aire era gélido, así todo había músicos deleitando nuestro paseo por el Thamesis.
En una estación cercana de metro sacamos la tarjeta Oyster para el metro, una vez más me sorprendió la amabilidad de la gente que en él trabajan. Nos explicaron su funcionamiento y nos ayudaron en todo. Esa noche fuimos a tomar algo a un lugar con mucho encanto and nice atmosphere!, nos lo recomendó nuestro english teacher Mark "Gordon's Wine Bar" un lugar perfecto para acabar un saturday night.

¡Que suerte teníamos, segundo día en Londres y no llovía! y en nuestra tierra Cantabria diluviaba. Era domingo había mercado en Brick Lane, una gran variedad de puestos, los de comida eran apetecibles de todo tipo, pero era algo temprano para comer. Después de pasar un tiempo mirándolo, decidimos ir a Candem Market. El metro te lleva directamente, dicen que el domingo es el mejor día para visitarlo por la multitud de puestos que hay.Allí se nos paso el tiempo admirando los puestos  y disfrutando de la comida take away. Cuando nos disponíamos a irnos Carmen que tenía ganas de bailar, vio un pub con mucho ambiente y allá se colo, como la canción de Mecano, ya que era una private party. Bailamos hasta que nos cansamos y decidimos irnos.Acabamos el día en China Town, cenamos en un chino típico de la zona. Era tarde así que cuando íbamos a coger el metro ya había cerrado, así que cogimos un autobús hasta Commerical Rd cerca de casa.

El lunes y último día de nuestro viaje decidimos pasarlo en Covent Gardens y alrededores, existe un rincón cerca con casas de colores que si no lo has oído nombrar no lo encuentras, se llama Neil's Yard, allí comimos en un restaurante italiano acogedor y con mucha gente una pizza deliciosa de gran tamaño, pero cuidado si pedís vino no bebáis un galón por si no os alcanzan las libras para pagarlo. Nosotras lo bebimos sin darnos cuenta enfrascadas en una conversación de altura. Salimos a pasear por las calles adyacente, Soho, Picadilly hasta llegar al Big Ben, donde la imagen de él iluminada es muy bonita, hicimos unas fotos pero hacía un frio enorme así que Fanny una vez en Trafalgar Square y gracias a su buena orientación nos llevo hasta la misma puerta del Gordons para entrar en calor gracias a  un buen vino y quesos.
Esta vez no perdimos el tren pero si en el metro nos llevo de nuevo hasta Candem donde Fanny quería bajarse a ve si encontraba el pub de rock " El murciélago" el cual no encontró el sábado.
Llegamos a nuestro acogedor aparment, después de un baño relajante en su gran bañera y un te caliente  esperamos a que diesen las tres de la madrugada par coger el autobús de regreso a Stanted. Sentimos tristeza al irnos.

Que tiene Londres para que te atrape de tal manera que no te canses de visitarla, serán sus rincones, su aire cosmopolita, su modernidad, cada lugar nuevo por descubrir, sus mercados....la suma de todo ello hace que quieras volver siempre.


Apartment in Adler street- London



Candem

Candem Market.



Neil's Yard
Homeslice restaurant.
Neil's Yard


Mercadillo en Brick Lane


London Eye by night


miércoles, 7 de octubre de 2015

City Break in London.

Si disponéis de tres días y queréis hacer una escapada, Londres es ideal para  un city break .¡Yo disponía de ellos, por lo que no podía dejar pasar la oportunidad!.

Entré en mi página de vuelos favorita, Ryanair, por que no decirlo, ya que gracias a esta compañía he conocido grandes ciudades como Roma, Bruselas, Gante, Amsterdam, etc. y busqué billete para las fechas del 18 al 21 de septiembre, para mi y mi amiga Cristina.
Estaba muy emocionada íbamos a conocer Londres, por fin, después de tantos años aprendiendo inglés iba a ponerlo en práctica.
El vuelo perfecto, como siempre. Llegamos a Stansted en 1h 45m. En el aeropuerto, antes de coger el avión nos vendieron los billetes de ida y vuelta del autobús que nos llevaría al centro de la city, Terravisión.
Hyde Park
En una hora y cuarto llegamos a Londres. Al adentrarnos en la ciudad ya pudimos ver una panorámica de los edificios más emblemáticos, como The Tower Brigde, The Bin Ben , The London eye...etc. El autobús nos dejo en Victoria Coach Station. De allí fuimos a Victoría Underground  dónde compramos la Oyster, la tarjeta que utilizamos en el transporte público y es ideal para los tres días.Cogimos el metro para llegar a el que iba a ser nuestra casa esas tres noche, Lancaster Court Hotel en Sunssex Gardens. En el hotel nos atendió un chico muy amable, nos asigno la habitación nº 6, la cual estaba bastante bien. Dejamos las maletas y sin perder tiempo salimos a la calle, yo personalmente estaba deseosa de conocer cada palmo de la ciudad. Tantas ganas tenía que ni hambre sentía y hacía ya unas cuantas horas que había desayunado.
Después de cinco minutos andando llegamos a una de las entrada de Hyde Park, uno de los pulmones verdes de Londres. Las ardillas enseguida llegaron a nuestro encuentro, a darnos la bien venida a su parque.
El otoño ya comenzaba hacer acto de presencia por lo que estaba todavía más bonito si cabe.
Atravesamos Hyde Park, pasando por Peter Pan, Princess Diana Memorial Fountain hasta llegar a Hide Park Corner.Y de Wellington Arch llegamos andando hasta Victoria Square, donde se encuentra Buckingham Palace, con su guardia real, de allí nos dejamos llevar  por un gran paseo arbolado hasta llegar a una plaza donde había mucha gente, música en vivo y muchos puestos de comida y stands de turismo, sin saberlo habíamos llegado a Trafalgar Square, donde se celebraba una feria de turismo de Malasya.El ambiente que se respiraba era hipnotizador. De allí salimos por una calle y vimos una plaza con mucho ambiente, mucha gente por todos los lados, al ver a Eros,el rey del amor, en seguida sabía que era Piccadilly Circus .Al lado se encuentra el Soho, el ambiente más bohemio que vimos en Londres, con sus pubs típicos y su ambiente moderno, y repente, fotógrafos y cámaras por todas partes fotografiando a las modelos y es que estábamos en plena FASHION WEEK y nosotras sin saberlo. No nos queríamos ir de allí así que tomamos un café en un italiano y allí estuvimos hasta que iba cayendo la noche. Subimos hacía Oxford Street la calle más comercial de Londres llena de tiendas y gente de diferentes nacionalidades. Allí es donde tomamos conciencia de la cantidad de Pakistanis con dinero que viven en Londres. Ya cansadas decidimos ir al Hotel para descansar porque nos esperaba un fin de semana intenso.
Piccadilly Circus
A la mañana siguiente, después de un rico desayuno en el hotel (el cual estaba incluido) rodeadas de gentes de diferentes nacionalidades belgas, austriacos... decidimos ir a Notthing Hill, a ve el barrio donde se rodó la famosa película y su mercado matinal de Portobello. Fuimos andando, ya que lucía el sol, he decir que los tres días en la ciudad londinense nos brillo el sol. Llegamos a la primera debido a  la buena intuición de Cristina. Nos fuimos poco a poco adentrando por los puestos y la multitud de tiendas vendiendo de todo. No podía faltar la típica camiseta de Julia Robers. La zona de Notting Hill es muy bonita y acogedora para vivir con su típicas casas estrechas y de colores. Después de ver todo lo que allí había montado nos apetecía tomar algo sacamos por primera vez nuestro mapa estábamos mirándolo cuando una mujer se nos acerco con sus dos niños y nos dijo Can I help you?, la gente londinense es very, very polite nos recomendó una taberna típica en la zona, su preferida. Después de tomarnos nuestra primera pinta en Londres, seguimos andando y de repente vimos un sitio donde había una enorme cola y la gente salia con unos bocadillos muy apetecibles y el típico café de vaso grande. Allí conocimos a una pareja que nos dijo que podíamos comer el bocadillo en un parque muy bonito, donde había un jardín japones, Holland Park. Nos acompañaron a el parque, nos enseñaron el jardín y fueron de nuevo muy amables con nosotros. El parque, otro pulmón verde de Londres, es precioso donde los londinenses se relajan. Una vez que comimos el rico bocadillo anduvimos bastante. Cogimos el metro hasta Oxford Street de allí anduvimos hasta encontrar el British Museum.
La fachada del Britsh sorprende, pero sorprende mucho mas su majestuosa entrada diseñada por el famoso Norman Fuster. Lo más sorprendente del museo para mi, es la zona de Egipto, sus momias, sarcófagos, pergaminos etc. Allí pasamos la mayor parte. Nos fuimos cuando el museo empezó a cerrar sus puertas a eso de las seis de la tarde.
De allí anduvimos hasta llegar a un ambiente más bohemio, estábamos en Covent Garden. Junto con el Soho fue otro barrio que nos enamoro. Live music, tiendas y el famoso mercado cubierto con tiendas y un ambiente muy acogedor. Allí estuvimos hasta que cerró, ya cansadas decidimos tomar el metro hasta Lancater court, nuestra estación. Cuando llegamos al hotel, en el hall había un chico conversando con el chico de recepción y nos unimos a la conversación. Nos dijeron que alrededor del hotel había restaurantes, pubs etc. Dejaríamos para mañana lo de explorar nuestro barrio.


Holland Park

Notting Hill


Covent Garden














El domingo amaneció un día espléndido después de desayunar decidimos ir hacía Buckingham Palace, no sé si fue la mejor decisión ya que estaba abarrotado de gente para ver el cambio de guardia a las 11.30h. Caminamos a través de Victoria Street para ir a ver el símbolo de Londres el Bin Ben, la gran torre con el famoso reloj, antes nos encontramos con Westminster Abbey, seguimos caminando hasta estar debajo del mismísimo reloj. Nos compramos una Meal Deal  para comer en un parque contemplando el Thamesis.
La tarde la decidimos pasar en los grandes almacenes, por todos conocidos: Harrods. En ellos llamo mi atención tres mujeres con Burka sentadas, mientras las dependientas les mostraba bolsos de Dior. Cuando salimos de Harrods, fuimos hacía Hyde Park y lo atravesamos entero andando hacía el hotel después de descansar y ponernos guapas salimos a cenar por la zona del hotel, donde había mucho ambiente. Cenamos en un Libanés y tomamos un café donde conocimos a dos chicas de Murcia, Carmen y Lola donde nos contamos nuestras impresiones de la capital más moderna que he visto hasta ahora.
Símbolos típicos de Londres

Good Bye dear readers. See you soon.

martes, 21 de abril de 2015

La Alemania Romántica.

El valle del Mosela 

Y por fin llego Abril, después de un largo y lluvioso invierno. Es tiempo de vacaciones y de elegir destino. Mi amiga Isabel vive en Alemania con su familia y hace dos años me invito a ir a Traben Trarbach. Un destino apetecible con una ruta de aires medievales a orillas del río Moselle, en la región de Renania Palatinado.

En Semana Santa me encontré con Isabel en el Corte Inglés y le comente la idea de ir a hacerle una visita, encantada me dijo que si, que fuera. No lo pensé dos veces entre en mi página de vuelos Ryair y saque el billete Santander- Franfurt Hahn para los días del 21 al 25 de Abril de 2015.
Spitzhaüschen. Bernkastel
El vuelo puntual a las 10.05 h. y a las 12.05 h. estaba en Franfurt Hahn, allí estaba Isabel esperando por mí, me sentí feliz al verla. Me subí a su coche  me dijo que tenía la mañana libre y que íbamos a visitar un pueblo de cuento "Bernkastel-Kues". Llegamos allí y lo primero que hicimos fue comer una Wurst y una cerveza al lado del río Moselle, en uno de los puestos típicos.
Dimos un paseo por la plaza del pueblo entre sus casas entramadas de madera la mayoría del S. XVII y su casa estrecha o Spitzhaüschen. Después del paseo degustamos un delicioso Kuchen con un café.
Al finalizar la  visita nos dirigimos hacía la ciudad donde vive Isabel Traben-Trarbach, a través de una carretera serpenteada rodeada de viñedos y paralela al río Moselle. Me sentía la protagonista de una película rodeada de un paisaje tan idílico.
Esta región vinícola y boscosa me encanto enseguida a un lado del río se encuentra el pueblo Traben y al otro Trarbach.Una vez instalada en la cómoda casa de Isabel fuimos a buscar a Alonso a la Kinder-Garten y cuando Gónzalo y Guzman llegaron del colegio nos fuimos a pasear junto al río Moselle el cual se podía contemplar a los cines custodiando sus huevos como un gran tesoro.
Traben-Trarbach
Traben- Trarbach, me enamoró de inmediato, con sus preciosos hoteles de estilo: die Jugendstilstadt.
Finalizo el día con una deliciosa cena en compañía de las amigas de Isabel, Bourju y Alejandra,degustando un delicioso Reisling, el vino de esta zona. 
Me acosté con la sensación de haber vivido un día muy intenso.
Al día siguiente subimos a Grevenburg, las ruinas de un castillo.Ese día lo dedique a pasear por el Moselle.
Grevenburg


El jueves fue un día intenso también, nos fuimos de excursión a Trier o Tréverís, la ciudad más antigua de Alemania, convertida a capital de dominio Romano.Como monumento importante destaca en esta ciudad La Porta Nigra una enorme puerta de piedra negra arenisca que servía de fortaleza romana considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pasamos un día fantástico disfrutando del buen tiempo y comiendo al sol unos dönner. De regreso a Traben- Trarbach fuimos a pasar la tarde a las Termas (aguas termales) en compañía de los niños con lo que acabamos el día con un gran relax.

El viernes y penúltimo día de mi city-break fue un día de aventura cogimos las bicis y nos fuimos hasta un pueblecito llamado Reil al margen del río Mosel.Cuando llegamos después de pedalear unos 10km cenamos en un restaurante unas pizzas deliciosas. Esa noche salimos Isabel y yo a tomar un copa pero como ya se sabe en Alemania y norte de Europa a las 8 de la tarde se recoge todo el mundo y se no se oye ni un ruido, es una impresión extraña.

El sábado día de mi partida comimos en familia con Daniel que había venido de Münich. Después Isabel y yo salimos a tomar un café y entramos en la Oficina de Turismo de Traben, un edificio muy bonito que era la antigua estación de tren. Había una exposición von James Rizzi.Farbe im Stadthaus Alter Bahnhof.
Isabel y Alonso me acompañaron al aeropuerto y cogí mi vuelo hacía Santander a las 18:05h. 
Me fui de Alemania my ilusionada y muy agradecida es esta maravillosa familia, con ganas de volver y conocer más ciudades alemanas y su cultura.
Vistas desde Grevenburg.
Ich liebe Deutschland.

Olga Barquín




jueves, 1 de mayo de 2014

La ciudad eterna

Mi viaje a la ciudad eterna. 

Cada vez que escuchaba la palabra Roma me entraban unas gana enormes de conocer esta ciudad, pero pasaba el tiempo y no surgía la oportunidad de conocer la Ciudad Eterna.

Esta llego este año 2014, gracias a mi amiga Iris una chica vallisoletana que conocí en Malta en 2011. 
Iris vive en Roma desde septiembre y me invito a pasar una semana en su casa, así que sin pensarlo dos veces comencé a mirar vuelos con Ryanair coincidiendo con mis vacaciones de Semana Santa. Cogí el vuelo del 7 al 14 de abril. Es la cuarta vez que viajo en esta compañía y la verdad que me gusta mucho.ya que me permite viajar desde mi tierra Santander - Roma directamente y en dos horas y media. En el aeropuerto conocí a Sarai una chica de Vitoria que  viajaba a ver a sus amigas de Erasmu en Pescara.
Mi primera impresión al llegar fue la coincidencia de algunos de sus edificios con Malta. Ambos países se asemejan debido a su situación geográfica.
Iris y Giorgio su novio romano salieron a buscarme a Termini la estación más importante de metro, tren y autobús en la ciudad. En coche nos acercamos a casa de Iris un piso muy acogedor en la zona sur de Roma.
Nos pusimos al día, ya que hacía dos años largos que no nos veíamos, tomando un delicioso café preparado por Giorgio.
Este lunes una vez instalada fuimos a dar una vuelta por la zona y me tome mi primer "supli" es una croqueta de arroz con queso buenísima. 
Al día siguiente fui a conocer el Vaticano el estado más pequeño. Me acerque a la plaza diseñada por Bernini. Hicimos una cola de un quince minutos para entrar y según entre a San Pedro me dirigí hacía la izquierda y allí estaba esa obra tan perfecta, que hizo erizarme los pelos: "La piedad" de Miguel Angel. 
Roma probablemente una de las ciudad con más monumentos por metros cuadrados.
El segundo día fue familiarizándome con el centro de la ciudad Plaza Venecia, desde donde parte la calle que va hacía la Fontana di Trevi de ahí me callejeé y por sorpresa me encontré con el Templo de Agripa, con mucho ambiente por los alrededores.
El tercer día tocaba exposición con Iris. Hay muchas exposiciones en Roma y no podía irme sin visitar una de ellas. Fuimos al victoriano a ver una exposición de pinturas impresionistas Musée d'Orsay  (Monet, Degas, Van Gogh...) en el Victoriano. 
Vista desde el Victoriano
El cuarto día callejeo de nuevo por el centro visitamos San Pietro in Vincoli donde nos encontramos el Moises de Miguel Ángel, paseamos por el mercado de Trajano, Foro Romano, El Palatino una de las siete colinas de Roma donde Romulo fundo Roma y donde encontramos la Loba capitolina, Plaza Navavona etc. Después de este maravilloso recorrido nos habíamos ganado un helado en una de las mejores heladerías de Roma.
Plaza Navona
Esa noche cenamos pizza hecha por Mima la madre Giorgio, una mujer encantadora que me acogió en su casa como a una más de la familia.Después de cenar salimos de marcha por el Trastevere, nos acercamos en coche hasta el Aventino otra de las colinas donde esta el patio de los naranjos desde donde contemplamos una maravillosa vista del Vaticano y la Plaza de los Caballeros de Malta donde esta "el ojo mágico". Después fuimos a tomar una cerveza al Trastevere donde hay un gran ambiente nocturno.
Coliseum
Al día siguiente Sábado fuimos a Visitar las Catacumbas de San Calixto, donde disfrutamos de una visita guiada con un grupo de ingleses el guía fue formidable.
Por la noche salimos por Piñedo un barrio cerca de donde viven Giorgio e Iris cenamos en un lugar especializado en comida griega que estaba buenísimo .Depués tomamos unos mojitos en buena compañía.
Llego el domingo mi cuenta atrás en Roma, ese día después de una mañana de relax y confidencias con Iris, comimos en casa de Mima y su familia unos Tagliatelis hechos a mano.
Por la tarde fuimos a visitar la Basílica de  de San Clemente de Letrán una de las iglesias más antiguas de Roma. Di con Iris mi último paseo por la ciudad viendo por el última vez el imponente Coliseum.



A la mañana siguiente cogía el avión hacía casa después de haber disfrutado de una inolvidable semana.
En el aeropuerto de Ciampino volví a coincidir con Sarai que me acompaño en el vuelo de regreso.
Conocí en el aeropuerto a Silvia una chica de Avilés que venía de pasar 9 días en Sicilia.




jueves, 19 de julio de 2012

Hacía la Venecia del Norte.

Mayo el mes de la flores,el buen tiempo,  el despertar del invierno y época de vacaciones.

Había que elegir destino y  mis amigos Vivi, Paula y yo nos decidimos por el norte de Europa, hacía la Venecia del Norte.
Gracias a la compañía de bajo coste que opera en nuestra ciudad de momento( y digo de momento porque si el gobierno suprime la ayuda a la misma esta dejara de operar en nuestra ciudad) sacamos el billete hacía Bruselas un 9 de Mayo de 2012, íbamos a estar por el norte de Europa cinco días haciendo un circuito en coche por las ciudades de los canales.

Después de una hora de vuelo llegamos a  Bruselas-Bélgica, aunque nuestro vuelo tenía que durar un poco  más pero el buen tiempo jugo a nuestro favor. Esa noche la pasamos en un pueblecito muy curioso que se llama La Louviére, nos contó un lugareño que se llama así porque en el zona había mucho lobos.
Al día siguiente, después de un poco más de media hora en coche, ya que el país es llano como la palma de la mano y cuenta con buenas autovías,llegamos a la capital de Bélgica, Bruselas, sede de las grandes instituciones europeas y donde se toman más del 60% de las grandes decisiones de la UE.Aunque últimamente estas decisiones parece que las toma la canciller alemana.

Nos llamo especialmente la atención la cantidad de gente musulmana que transita por las calles de esta capital, de ahí que en 2020 más del 50% de la población será musulmana, el olor a chocolate por doquier debido a sus múltiples pastelerías y chocolataterías, sus más de dos mil variedades de cervezas, sus afamados mejillones etc...
En Bruselas, la capital del comic famosa por ser el lugar de nacimiento de Tintin, pudimos visitar la Grand Place, que una vez al año es cubierta por una llamativa alfombra de flores.Cerca de la Grand Place nos encontramos con el Maneken Pis, una estatua de un niño muy pequeño orinando famoso por sus múltiples trajes, uno para cada día del año y las leyenda cuenta que este niño con su pis apago la mecha de una bomba y por eso no estallo.
Abandonamos Bruselas para dirigirnos hacía Gante, a media hora de la capital.
Maneken Pis


Gante la ciudad donde nació el gran emperador de España Carlos I, hijo de los Reyes Católicos y ciudad universitaria con su famosos canales y su casas con su peculiares tejados en punta todos iguales.
Dimos un paseo por sus pintorescos canales donde pudimos contemplar las bellas casas.Después del paseo comimos en uno de sus típicos restaurantes.
De paseo por los canales de Gante
Ese mismo día hacía las 9 llegamos a Brugge(Brujas), la Venecia del Norte, declarada Patrimonio Universal por la Unesco. Brujas es un lugar tan idílico que  es como si nos sumergieramos en un cuento de hadas. Rodeada de canales pudimos contemplar sus famosos cisnes los cuales son leyenda.
Todavía teníamos ganas de más lugares que despertasen todos nuestros sentidos de ahí que nos dirigiéramos hacía la ciudad del las flores y las bicicletas: Amsterdam.
Tardamos toda una mañana en llegar a Amsterdam ya que tuvimos que atravesar casi toda Bélgica y ciudades tan importantes como Róterdam con su enorme puerto del río Rin que llama la atención.
Que gran placer para los sentidos  es esta cosmopolita ciudad. Llaman la atención su tranvía,los miles  de bicicletas, sus canales, sus flores, sus museos( Casa de Ana Frak, museo Van Gogh,...), sus parques en especial el Volden Park, sus Coffe Shop.
Nos quedamos dos días en esta mágica ciudad, aunque pernoctábamos en Shevenningen, un pueblo en las playas del Norte de Holanda, cerca de Den Haag ( La Haya).
Regresamos a España un domingo 13 de Mayo desde Bruselas.
Espero que os sirva este relato de ayuda por si queréis visitar los países bajos.
Hasta pronto amigos.

Grand Place Bruselas

Gante